Todos los caminos llevan a...

La Conquista del Coaching Inmobiliario

Todos los caminos llevan a...

La Conquista del Coaching Inmobiliario
Carlos Pérez-Newman es un versátil y experimentado asesor de Empresas Inmobiliarias, Conferenciante, Coach en Estrategia de Negocios Inmobiliarios y Experto en Ventas y Marketing Inmobiliario. Carlos cuenta con una experiencia de más de 30 años en el sector inmobiliario.
Ha asesorado a cientos de empresas del sector inmobiliario en consultoría estratégica; a comercializar con éxito sus productos y servicios a nivel nacional e internacional.

Ha impartido conferencias y seminarios sobre ventas, marketing, desarrollo de negocio y organización empresarial en varios países de Europa, (Reino Unido, Irlanda, Alemania, España, Portugal, Holanda, Suecia), de Latinoamérica, (Argentina, Chile, Colombia, Venezuela, Panamá, México) y en Sudáfrica.

Carlos Pérez-Newman es un versátil y experimentado asesor de Empresas Inmobiliarias, Conferenciante, Coach en Estrategia de Negocios Inmobiliarios y Experto en Ventas y Marketing Inmobiliario. Carlos cuenta con una experiencia de más de 30 años en el sector inmobiliario.
Ha asesorado a cientos de empresas del sector inmobiliario en consultoría estratégica; a comercializar con éxito sus productos y servicios a nivel nacional e internacional.

Ha impartido conferencias y seminarios sobre ventas, marketing, desarrollo de negocio y organización empresarial en varios países de Europa, (Reino Unido, Irlanda, Alemania, España, Portugal, Holanda, Suecia), de Latinoamérica, (Argentina, Chile, Colombia, Venezuela, Panamá, México) y en Sudáfrica.

Por qué Carlos Pérez-Newman
hace lo que hace.

Soy Coach Inmobiliario, porque me gusta ayudar a los agentes inmobiliarios y a aquellas personas que quieren serlo a tener éxito en esta profesión. Es decir; para que ganen unos honorarios superiores a la media y que disfruten con su trabajo.
Yo lo he conseguido y no me considero especial. Sé que toda persona que trabaje en este sector puede alcanzar el éxito. Sólo tiene que cambiar; o mejor dicho, modificar, ciertas creencias y ciertos aspectos de su actitud, implantar procesos en su trabajo y comprometerse con tener éxito.
Soy coach inmobiliario, porque tengo experiencia y conocimiento para serlo. No porque haya trabajado en este sector como agente inmobiliario más de 30 años; sino porque al estar enamorado de esta profesión, para mí el formarme, el adquirir nuevos conocimientos y hacer lo que pocos agentes inmobiliarios estaban dispuestos a hacer, ha sido y sigue siendo un placer.
He disfrutado de mi trabajo como asesor inmobiliario y el hacerlo me ayudó a trabajar de forma inteligente, sin seguir muchas veces las reglas que todos seguían y a tener un éxito por encima de la media en relaciones sociales, en ingresos y en satisfacción personal.
No lo sé todo en esta profesión; pero sí sé algunas cosas que pocos saben. Y algunas cosas que saben poquísimos.
¿Por qué te hablo de mi éxito? Porque todo agente inmobiliario que se lo proponga puede entrar en el club del 20% en poco tiempo. En el club del 20% de los agentes inmobiliarios que más facturan en este sector. Entrar es más fácil de lo que se cree.
Y soy coach inmobiliario, porque me entristece, me molesta y a veces me enoja toda la basura que tienen que tragar los agentes inmobiliarios sin saberlo y les impide alcanzar su máximo potencial.
Algunos agentes inmobiliarios están contaminados con conceptos obsoletos y por muchos medios que publican información tergiversada, incompleta o errónea. Contaminados por creencias falsas que han aprendido de agentes inmobiliarios con más años que ellos en el mercado; pero que nunca han sido profesionales. Y sobre todo están contaminados por una formación en marketing y en ventas que deja mucho que desear. Una formación que les aporta escaso valor.
No quiero dar la impresión que me considero un gurú y que me he convertido en un coach inmobiliario para alimentar mi ego y; ya que estamos, ganar dinero. Nada de eso. He tenido éxito como agente inmobiliario, porque trabajé casi siempre de forma diferente al resto y desde temprano me di cuenta que ayudando a los clientes de verdad, me ayudaba a mí mismo a convertirme en mejor profesional. Esto se ha traducido en éxito personal.
Por otra parte, me siento en deuda con este sector y quiero aportar la parte que me corresponde, ayudando a los agentes inmobiliarios a que triunfen es esta preciosa profesión.
Para ello aporto a los agentes inmobiliarios un método ya probado, (El método CP: “La Hoja de Ruta del Negocio Inmobiliario”), mi experiencia y conocimientos con objeto que se alejen de esos medios que contaminan y de personas que desprestigian esta profesión.
Este tipo de medios y amistades les están retrasando sus triunfos con malos consejos, con formación de poco valor y con técnicas de negocio, de marketing y ventas que son inapropiadas.
Lucho, (y no me cansaré de hacerlo), contra toda esta contaminación, porque me siento obligado a ello. Porque mi conciencia no estaría tranquila si hiciera la vista gorda o mostrará desinterés en lo que está sucediendo en este sector. Esta profesión me importa y me importa mucho.
Mi guerra personal es contra aquellos que contagian a los agentes inmobiliarios con falsas creencias, con procedimientos ineficientes y con métodos pocos éticos.
Mi guerra personal es contra aquellos que contagian a los agentes inmobiliarios con falsas creencias, con procedimientos ineficientes y con métodos pocos éticos.
El sector inmobiliario necesita mejores profesionales y que se valore más el aporte que los agentes inmobiliarios hacemos a la sociedad y a la economía.
Por estas razones soy coach inmobiliario.

Por qué Carlos Pérez-Newman
hace lo que hace.

Soy Coach Inmobiliario, porque me gusta ayudar a los agentes inmobiliarios y a aquellas personas que quieren serlo a tener éxito en esta profesión. Es decir; para que ganen unos honorarios superiores a la media y que disfruten con su trabajo.
Yo lo he conseguido y no me considero especial. Sé que toda persona que trabaje en este sector puede alcanzar el éxito. Sólo tiene que cambiar; o mejor dicho, modificar, ciertas creencias y ciertos aspectos de su actitud, implantar procesos en su trabajo y comprometerse con tener éxito.
Soy coach inmobiliario, porque tengo experiencia y conocimiento para serlo. No porque haya trabajado en este sector como agente inmobiliario más de 30 años; sino porque al estar enamorado de esta profesión, para mí el formarme, el adquirir nuevos conocimientos y hacer lo que pocos agentes inmobiliarios estaban dispuestos a hacer, ha sido y sigue siendo un placer.
He disfrutado de mi trabajo como asesor inmobiliario y el hacerlo me ayudó a trabajar de forma inteligente, sin seguir muchas veces las reglas que todos seguían y a tener un éxito por encima de la media en relaciones sociales, en ingresos y en satisfacción personal.
No lo sé todo en esta profesión; pero sí sé algunas cosas que pocos saben. Y algunas cosas que saben poquísimos.
¿Por qué te hablo de mi éxito? Porque todo agente inmobiliario que se lo proponga puede entrar en el club del 20% en poco tiempo. En el club del 20% de los agentes inmobiliarios que más facturan en este sector. Entrar es más fácil de lo que se cree.
Y soy coach inmobiliario, porque me entristece, me molesta y a veces me enoja toda la basura que tienen que tragar los agentes inmobiliarios sin saberlo y les impide alcanzar su máximo potencial.
Algunos agentes inmobiliarios están contaminados con conceptos obsoletos y por muchos medios que publican información tergiversada, incompleta o errónea. Contaminados por creencias falsas que han aprendido de agentes inmobiliarios con más años que ellos en el mercado; pero que nunca han sido profesionales. Y sobre todo están contaminados por una formación en marketing y en ventas que deja mucho que desear. Una formación que les aporta escaso valor.
No quiero dar la impresión que me considero un gurú y que me he convertido en un coach inmobiliario para alimentar mi ego y; ya que estamos, ganar dinero. Nada de eso. He tenido éxito como agente inmobiliario, porque trabajé casi siempre de forma diferente al resto y desde temprano me di cuenta que ayudando a los clientes de verdad, me ayudaba a mí mismo a convertirme en mejor profesional. Esto se ha traducido en éxito personal.
Por otra parte, me siento en deuda con este sector y quiero aportar la parte que me corresponde, ayudando a los agentes inmobiliarios a que triunfen es esta preciosa profesión.
Para ello aporto a los agentes inmobiliarios un método ya probado, (El método CP: “La Hoja de Ruta del Negocio Inmobiliario”), mi experiencia y conocimientos con objeto que se alejen de esos medios que contaminan y de personas que desprestigian esta profesión.
Este tipo de medios y amistades les están retrasando sus triunfos con malos consejos, con formación de poco valor y con técnicas de negocio, de marketing y ventas que son inapropiadas.
Lucho, (y no me cansaré de hacerlo), contra toda esta contaminación, porque me siento obligado a ello. Porque mi conciencia no estaría tranquila si hiciera la vista gorda o mostrará desinterés en lo que está sucediendo en este sector. Esta profesión me importa y me importa mucho.
Mi guerra personal es contra aquellos que contagian a los agentes inmobiliarios con falsas creencias, con procedimientos ineficientes y con métodos pocos éticos.
Mi guerra personal es contra aquellos que contagian a los agentes inmobiliarios con falsas creencias, con procedimientos ineficientes y con métodos pocos éticos.
El sector inmobiliario necesita mejores profesionales y que se valore más el aporte que los agentes inmobiliarios hacemos a la sociedad y a la economía.
Por estas razones soy coach inmobiliario.
Déjame Ayudarte a ser el Mejor Agente Inmobiliario
que puedes llegar a ser.